Concurso Ayuntamiento de Pizarra

 

Concurso para el Ayuntamiento de Pizarra.

Si pensamos, si proyectamos, su Ayuntamiento, la Casa de la Villa, que representa a todos sus habitantes, que representa en definitiva a todo el pueblo, nos parece indispensable que el edificio se convierta en la letra mayúscula que da inicio y orden al texto de la trama urbana, un símbolo de inicio de una nueva época que sirva de punto de partida ordenador para un crecimiento previsible y deseable.
Debido a procesos de crecimientos urbanos no controlados desde el planeamiento, muchas pequeñas poblaciones sufrieron un cierto deterioro de su imagen urbana desde mediados del siglo pasado, que ha continuado hasta nuestros días. Este fenómeno, provocó y provoca una gran heterogeneidad de soluciones y tipologías, con convivencia no siempre agradable de diferentes alturas de planta, cuerpos volados junto a balcones tradicionales de viviendas antiguas, pastiches neo-tradicionales, alicatados de fachada, cobertizos de chapa en cubierta…
En las proximidades del futuro solar propuesto para el nuevo Ayuntamiento ocurre esta casuística. El edificio a demoler, así como el colindante de la casa de la cultura presentan aspectos fabriles; a pesar de que su altura es de planta baja mas una, su presencia es demasiado contundente. Además, todo el entorno del futuro edificio se encuentra rodeado por edificaciones de baja mas una y ático. Consideramos necesario, casi imprescindible, que el edificio se erija como símbolo, como un elemento de referencia cuya presencia minimice, anule, dichas contradicciones edificatorias y sirva de referencia para una gradual adecuación de su entorno, y por ende de todo el municipio, hacia una imagen urbana más sólida.
Partiendo de este requerimiento de simbolismo y sin perder nunca de vista la enorme componente funcional que un edificio de este tipo debe albergar, configuramos un programa en el que se vean reflejadas estas necesidades, incluyendo una planta más de las especificadas en ordenanzas, pero con la firme creencia de que un edificio tan singular no debe acogerse a una estricta interpretación de la normativa sino a un fuerte sentido de posicionamientoy sentido común.


Así concentramos el grueso de las funciones administrativas en una sola planta, con un sistema de filtrado al ciudadano, de forma que los servicios inmediatos de atención se encuentren fácil e inmediatamente localizables y los más específicos pasen ciertos “controles” previo a su acceso.
Sobre esta planta, con un fundamento más simbólico, sin dejar de ser funcional, se albergan las dependencias destinadas a Alcaldía, en un nivel inmediatamente superior al nivel de acceso y, sobre este, dominando la plaza y como coronación del edificio el Salón de Plenos, corazón del funcionamiento democrático del municipio.
Así el edificio ofrece una imagen externa en la que las dependencias más representativas se componen en un cuerpo exento y rotundo que pretende ordenar su entorno, presidir la vida del municipio. Para ensalzarlo se coloca sobre un basamento, la planta baja al completo, que se hunde ligeramente en la plaza para adecuarse a la escala humana del paseante y favorecer la visión deseada del edificio, con este cuerpo exento recortado sobre la Sierra de Gibralmora al fondo. Pretendemos que este volumen flote entre su basamento y su telón de fondo, para ello la base se reviste con tonos oscuros, al contrario que el volumen exento, que posee colores claros ( de tiza sobre la pizarra) que se recortan sobre la rotundidad parda de la sierra.

El basamento, en ocasiones especiales, puede usarse como escenario para actos o representaciones hacia la plaza, directamente accesible desde el interior del edificio.
La distribución de la planta baja se ha pretendido bastante libre, concentrando en áreas más o menos diferenciadas los distintos usos fundamentales a que van a ser destinados, pero de forma que se puedan configurar interiormente diferentes distribuciones según los requerimientos, siempre cambiantes.
Consideramos que, tras un crecimiento previsible del municipio, la policía finalmente habrá de albergarse en edificio exclusivo con sus propios requerimientos. Teniendo en cuenta que dicho crecimiento provocará la necesidad de mayor superficie destinada a labores administrativas, la destinada a la policía pasaría a formar parte de las oficinas municipales.

arquitectos | javier cantos morales y guillermo ordóñez ordóñez
proyecto 04_2004 | no construido, se ha construido el proyecto que ganó el concurso

0 comments on “Concurso Ayuntamiento de PizarraAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *